Periódicos
Nacionales
Crónica
El Economista
El Financiero
El Sol de México
El Universal
Excelsior
Heraldo de México
La Jornada
Milenio
Novedades
Reforma
Unomasuno
Medios Internacionales
ABC News
America Online
Associated Press
BBC
El Pais
Financial Times
New York Times
Wall Street Journal
Wall Street Journal (español)
Washington Post
USA Today
WIRED





La sucesión milenaria
México en la encrucijada. México a la vuelta del milenio y en la víspera de las elecciones presidenciales del año 2000. ¿Estamos preparados? Isabel Arvide nos dice que no y advierte los riesgos.
;"La sucesión milenaria" es un recuento de los posibles escenarios nacionales en una etapa única. Mediante una documentada exposición de los hechos, Arvide no se limita a un diagnóstico, plantea una prognosis y las estrategias para detener el deterioro de las instituciones. Ensayista política con una intensa actividad como periodista, la autora reúne lo mejor de ambos oficios. La rapidez mental y la astucia del reportero, interesado por aclarar acontecimientos y desmitificar figuras, sirve de base a una apasionada -y, en esa medida, muchas veces parcial- toma de conciencia. En un horizonte donde nadie puede prever lo que espera al país, "La sucesión milenaria" es un apoyo para conocer en detalle a los funcionarios, candidatos y partidos políticos que se juegan el destino de la nación.


La decisión presidencial
En la esfera del poder existe la idea de que los analistas políticos deben ser objetivos, para ser respetados; críticos, para leerlos; y halagadores, para tomarlos en cuenta. Estos son los materiales con que se fabrican en el cielo los espejos en que cada mañana se acicalan nuestros gobernantes.
La decisión presidencial es un libro que reúne estos tres factores, pero no el la óptica de quien se admira diariamente en el espejo, sino del que observa el espejo por encima del hombro de quien contempla.
Así, manteniendo una visión imparcial hasta donde la subjetividad inevitable lo permite, Isabel Arvide hace equilibrios sobre el hilo de su propia experiencia y sentir, asumiendo todos los riesgos y logrando criticar en el halago y halagar en la crítica, como un mero ejercicio de dar al César lo que del César es.
¿Había realmente renunciado ya el presidente Salinas a la reelección? ¿Sobrevivirá el Programa Solidaridad? ¿Comenzó Carlos Salinas a ser un presidente mal formado? ¿Sabrá que varios priístas que en público le aplauden, en privado se quejan de él? ¿Cuál de los precandidatos pondría en marcha la segunda etapa del proyecto salinista?.
En La decisión presidencial podrá encontrar las respuestas.


Asunto de familia
Dijo el presidente Zedillo que recibió el original de las memorias de Manuel Camacho Solís, de manos de un "tipejo". La transcripción de una conversación en que Otto Granados se pone a las órdenes del Comisionado para la Paz, decidió a Luis Donaldo. El licenciado Salinas de Gortari ordenó homenajes públicos, al mismo tiempo que presionaba a Manuel para renunciar a una eventual candidatura. El primero en avisarle a Carlos de los hechos en Chiapas, fue su amigo Camacho. El entonces mandatario llamó al gobernador de Hidalgo para convencerlo de que la campaña priista no se iniciara ahí.
Donaldo, agobiado por las agresiones de Salinas, convoca a una consulta entre gobernadores para convertirse en candidato independiente. La rivalidad hilvana hechos dentro de un género calificado como "el horror cotidiano", la literatura se ve rebasada por una relación perversa. La amistad, la lealtad, son utilizadas por una mente maléfica que ejercicio el poder como si fuese emperador de cuento fantástico.
Este es el relato de algunos de los hechos, inconcebibles en una democracia, que definieron el destino del país en los meses recientes.
Un "asunto de familia" que a todos nos sigue afectando.


Muerte en Juárez
Hablar de impunidad en nuestro país equivale al lugar común, a la referencia obligada, sobre todo, si los protagonistas son policías de cualquier corporación. Este libro habla de eso, y del dolor, del drama que existe alrededor del secuestro de una persona. Heidi Slauquet desapareció en Ciudad Juárez por la decisión de policías federales, agentes de la DEA, capos del narcotráfico y, quizás, algunos otros personajes del poder local. Por la decisión de estos mismos sigue sin aparecer. No es excepción. Durante 1995 hubo más de veinte desaparecidos, en cada uno de estos casos la policía judicial federal fue protagonista. Nadie ha hecho nada para castigar a los responsables.
Este es un relato de policías que son delincuentes, de autoridades corruptas, donde la ineptitud brutal de quienes dependen del Procurador Antonio Lozano Gracia sólo se puede comparar con su prepotencia. En cada página, como telón de fondo, aparece el poder inmenso del narcotráfico que ha permeado cada una de las capas sociales, que hoy impera en Juárez.
Trata de blancas, concursantes norteamericanas de certámenes realizados en El Paso son entregadas a los nuevos capos de la droga, todos los excesos conviven en la frontera de cristal, con el beneplácito necesario de sus autoridades.


La guerra de los espejos
"La guerra de los espejos": eso es hoy Chiapas, el sitio de encuentro de todos los intereses imaginables. Eso ha sido el conflicto armado: una guerra donde cada cual ve reflejado y desvirtuado su ser en el otro. Y lo que no tiene lógica, lo que no es explicable frente a los hechos: el manejo oficial respecto al conflicto armado; su enfoque que va del no se hace, no existe, no sucede hasta la avalancha de visitas, declaraciones, cambios, advertencias de visitas, declaraciones, cambios, advertencias, correcciones, para llegar al silencio del primero de septiembre de 1998.
Me era urgente escribir este texto porque estoy profundamente convencida de que la solución de lo que ocurre nos corresponde a todos.
Así, este libro es la suma de los análisis de lo que encontré en mis particulares espejos, intentando limpiarlos, clarificarlos; ejercicio de sistematización de verdades. Esta es mi palabra frente al silencio.

Isabel Arvide.


Crónica de una guerra anunciada
Un libro sobre la guerra de Chiapas como éste no puede ser clasificado ortodoxamente. La Arvide escribe crónica, hace política con su testimonio, se desnuda al dar cuenta de sus llantos, sigue la ruta de los militares como subversiva "adelita", todo ello por los caminos del periodismo. Del suyo, de aquel que se puede leer de una sentada, que molesta, que divierte, que asusta, que no permite la indiferencia.
Nadie puede negar que estas páginas fueron escritas antes de que apagase el rumor de las batallas; o que la confusión, el angustioso despertar común, la sorpresa están detenidos con la violencia del momento. Se puede sentir que, también, a ella le faltaba el aire al relatar sus experiencias. Su apuesta es que no tiene, que su moneda se quedó en el aire antes de situarse en alguna casilla.
A eso, a la autenticidad de quien todo se pregunta para, luego, volver a preguntarlo y dejar constancia de la falta de respuesta, le apuesta la autora.
Periodismo testimonial, recuento de hechos, señalamiento de verdades en singular, el conflicto de Chiapas vuelve a vivirse en estas páginas con tensa intensidad.


La verdadera historia de Camarena
Contrario a lo que dice la DEA, Hilda Vázquez sostiene que el 7 de febrero de 1985 Enrique Camarena Salazar nunca llegó al consulado estadounidense en Guadalajara. Desde el día anterior, se hospedaba en el hotel Jericó de Zamora, Michoacán, muy cerca del rancho "El Mareño", propiedad de sus compadres y protectores Los Bravo, quienes después fueron masacrados porque "sabían demasiado".
El plan del "secuestro" fue urdido por James Kuykendall, amigo de "Kiki", y encargado de la oficina de Guadalajara, quien aspiraba a ser jefe de la Drug Enforcement Administration en México. Para tal objetivo necesitaba un héroe y Camarena era ideal; su esposa lo había abandonado hacía más de seis meses, sus propiedades las había vendido el año anterior y ya quería regresarse a Estados Unidos.
De no haber puesto en marcha dicho plan, los agentes de la DEA hubieran seguido supeditados a los lineamientos de la CIA y el FBI. Kuykendall sabía del potencial económico que era el narcotráfico en México. Quería que la agencia para la que trabajaba manejara presupuesto propio... y lo consiguió.
Y mientras se buscaba a Enrique Camarena, Antonio Ayala implementaba un cierre de fronteras y una campaña en contra del turismo.
Los cadáveres que hicieron aparecer como Enrique Camarena y Alfredo Zavala no fueron encontrados en el lugar donde la DEA sostiene que estaban. Los cuerpos y las autopsias distan mucho de las características de los desaparecidos. Los informes forenses procedentes de Zamora y Guadalajara son diferentes entre sí. Camarena no es identificado por ningún miembro del gobierno norteamericano, ni por sus familiares. Zavala Avelar tampoco fue reconocido por nadie.
Posteriormente empezaron a desaparecer los testigos. El primero fue el chofer del cónsul: declaró y nunca más se supo de él. Después, una secretaria del consulado, que servía además como asistente de la DEA y sabía el paradero de Camarena, pareció en un accidente automovilístico nunca aclarado. Y así, un sinnúmero de personas que aparecen en actas y que ya nunca podrán declarar. El tribunal de los Angeles ha contratado nuevos testigos para cerrar el caso, pagados con muchos dólares y entrenados por Antonio Gárate, con delitos contra la salud pendientes en México y los encargados de la "Operación Leyenda".
Como consecuencia, el "asunto Camarena" ha dejado un saldo de 300 familias mexicanas en estado de indefensión, acusadas las cabezas de haber participado en el secuestro, tortura, muerte y autoría intelectual. Un buen Número de consignados por un hombre, que en vida, nadie sabía quién era.
Para la DEA ha significado un incremento en el presupuesto mayor al de la CIA y el FBI juntos, producto de las incautaciones de bienes de los narcotraficantes latinoamericanos en Estados Unidos. Participa ya no solamente con intercambio de información, producto de la investigaciones, sino en la implementación de las políticas antinarcóticos en otros países y hasta en las detenciones. Casos recientes son los de René Martín Verdugo y Humberto Alvarez Machain.
Ya los satélites estadounidenses vigilan constantemente el territorio nacional, con el pretexto de tomar fotografías de os cultivos de estupefacientes. Un equipo de radares se está montando en las fronteras y las costas para detectar aviones y barcos utilizados por "narcotraficantes". La firma de certificados, por parte del Senado norteamericano, estuvo condicionado a la participación más directa de la DEA en México.


Los papeles del coronel
La publicación de una novela de Isabel Arvide es siempre un acontecimiento. Los papeles del coronel no será una excepción. En esa ágil novela policiaca, la autora cuestiona incisivamente nuestra sociedad y plantea una vez más, el angustioso tema de la incomunicación en el binomio masculino - femenino y sus corolarios de poder y sexo.
Sus personajes se debaten aislados por una semántica propia que los arrincona a la conquista del poder para "convencer" de sus razones.
Perpetuarse es ese poder por la fortuna, el respeto a un código selectivo de valores, la fama efímera de una primera plana o el dominio en una relación amorosa no es más que una suma de trucos para hacerse entender en un griterío de sordos.
"Ahora ya no se escuchaban mutuamente, cada uno se aferraba a sus propias frases, se repetían las palabras hasta formar un monólogo absurdo y angustiado."
El enfrentamiento de Irma Robles con el ejército, coto exclusivo masculino, será patético, inútil y desgastante como pelear con el destino en una tragedia griega.
Los papeles del coronel es una novela que se "chupa de un solo sorbo" porque más allá de su amena intriga, denuncia de manera mordaz el peligro que conlleva la soledad del poder y la existencia de islas de dominio en México, encimadas e incomunicadas entre sí.
Al fin y al cabo, un cuestionamiento de periodista, basado en la larga trayectoria y experiencia que Isabel Arvide ha logrado conjuntar a través de los años y de sus cercanas vivencias con los hombres que detentan la autoridad en este país, tanto civiles como militares.


Al final del túnel
Al final del túnel, de Isabel Arvide, es mucho más que el término de un viaje periodístico, cuartilla tras cuartilla, a lo largo de una campaña presidencial por todos los rincones de este México de nuestras esperanzas. Más vale que así sea. Es un tratar de comprender al país, desde el punto de vista de un periodista poco común, con sus habitantes, sus políticos, sus mujeres y hombres de la prensa, sus militares, su idiosincracia, dividida en tantas partes como poblaciones cuenta la nación. Isabel, la "única", la que no quiere ser ejemplo de nadie ni de nada, aunque se pasa la vida en ese ajetreo contante e incesante de su periodismo, creado a su alrededor centenares de lectores y de admiradores, logró, al pergeñar estas páginas, un reflejo vivo de lo que sucedió en la campaña presidencial recién terminada. Retratada, más bien copia al carbón, a través de un espejo de la verdad mitológico - al menos con toda su verdad: la de Isabel Arvide - al entonces candidato, ahora presidente electo, a los grupos políticos, a los hombres (varones y mujeres) que tomaron parte en esta experiencia política única en el mundo: la de una campaña presidencial en un país como México, donde puede suceder hasta lo imposible. Este libro es eso, la experiencia de "la Arvide", como le suelen llamar algunos - a los que les entrega toda su amistad, desbordante como los ríos de su tierra -, en la campaña, donde los que pueden aprender mucho y otros se quedan como si nunca hubieran participado en nada...
Obra de escritura viva, real, sin artificios... Al pan, pan y al vino, vino... se advierte la buena vena poética de la tabasqueña Arvide. Al final, y no precisamente del túnel, Isabel logró un libro de merecida lectura... (Bernardo González Solano).

Los últimos héroes


Persistencia nocturna


Esta vez de madrugada
"Esta vez de madrugada".
Libro finalista del concurso de "Poesía joven en México" convocado por el Instituto Nacional de Bellas Artes en 1980.


   
Todos los derechos de autor reservados por Isabel Arvide.